“Esa noche fue diferente a todo lo que he vivido y estoy extremadamente agradecida por eso.”

“Es una sensación única de formar parte de algo, ser útil y retribuir todo lo bueno que hemos recibido en la vida.”

“Nada me ha dado tanta alegría en la vida como ser voluntaria de Refettorio. Nuestros invitados son recibidos con afecto, dignidad, comida maravillosa y decoración impecable.”

“Fue una de esas experiencias que te golpean en la cara. Estuvimos presentes y disponibles para personas que son invisibles para la sociedad. Salimos de ahí totalmente transformados.”

Sé uno de nuestros voluntarios